Papá, soy tu hijo gay

Relatos gays

Hasta hace muy poquito pensaba que mis padres ya habían superado el gran  trauma que supuso para ellos la confesión homosexual de su único hijo varón. Pero realmente estaba muy equivocado.

Antes de hacer nada oficial, esperé a tener un novio estable y cuando me fuí a vivir con él,  lo solté. Nunca me ha gustado engañar a mis padres y me parecía totalmente injusto negarles esa faceta tan importante de mi personalidad. Para mí no decírselo me parecía una falta de respeto.

Mi madre se lo tomó muy bien, me dijo que ya lo sabía, que estaba esperando a que yo se lo contara y mi padre me soltó un:

– Deja de decir tonterias, tú estás gilipollas, eso es lo único que te pasa.

Ante esta nueva faceta macarra de mi padre, me quedé en  blanco, mirándole sin saber qué decir, con una lágrima a punto de caer y esperando a que dijera algo más.

No lo dijo.

Estuvo aproximadamente tres meses sin hablar, con la mirada triste como nunca le había visto, hasta que de repente un día, vino ,me abrazó y así se quedó el tema. Le costó pero consiguió asumirlo, o al menos eso pensaba…

Pasados cinco años, comiendo con ellos, comenté que había conocido un chico que había tenido episodios muy violentos con su padre por ser gay. Los dos me miraron con cara sonriente con lo cual aproveché para lanzar la siguiente pregunta como el que no quiere la cosa :

–  Fue duro para vosotros enteraros, ¿no?

Mi madre me volvió a mirar cómplice y mi padre soltó un:

– Pues sí.  Pero vamos a ver , ¿a ti ya no te gustan las mujeres ni un poquito? ( Durante mi adolescencia tuve también novias)

– No, papi.

– ¡Venga yaaa!

No podía dar crédito, seguía negándoselo. Pensaba que todo había sido una etapa loca de mi juventud, una promiscuidad contada.

Otra vez , yo pálido, con la boca abierta,  cuando de repente suelta mi madre:

– No te pongas así, querido, si nos hubiese salido drogadicto hubiera sido peor. ¿Verdad que sí, mi nene?…

Estoy seguro que si en vez de decir que soy homosexual, les digo que he robado o pegado a alguien, estarían menos conmocionados. Triste, pero cierto.

Hay momentos en la vida en que a veces es mejor no preguntar lo que no se quiere oir,pero ese día me pasé esto por el forro y ya de perdidos me tiré de cabeza al río.

– Papa, ¿si hubiera tenido otro hermano no gay, le hubieras querido más?

Y se calló otra vez.

– Quien calla otorga, le dije.

De repente se empieza a descojonar y me dice :

– Tú lo que tienes que hacer, es follarte chochos.

Se puso a mirar la tele y hasta hoy. No hemos vuelto hablar del tema.

 

Me encantaría saber qué es lo que piensa y siente mi padre, que por más que le pregunto no suelta prenda.

Quisiera saber qué es lo que asocia a la idea de ser gay, por qué es tan traumático y deshonroso aceptarlo, y por qué me infravalora simplemente por ser esa mi opción sexual.

Me gustaría hacerle ver que es una cosa entre un millón de otras, un gusto personal como otro cualquiera, como un color, o un sabor. Algo químico que no puedes controlar y que no afecta para nada en nuestra relación.

 

Artículo relacionado:

La Sorpresa (De Crucero Con Mi Padre)
Escrito por Tanraritocomotodos para Kedacon.com

Mira también

Un viaje emocional por océanos de sentimientos

La ópera prima del escritor y guionista, Víctor Rentero, “Una sorpresa inoportuna”, es una sorprendente, …

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies