El último meteorito gigante que chocó con la tierra

Un meteorito de dimensiones considerables cayó el 15 de febrero de 2013, en la región de Cheliábinsk, en los montes Urales de Rusia. Al menos 500 personas resultaron heridas leves.

Los fragmentos del meteorito causaron daños en al menos seis ciudades de los alrededores del punto donde cayó el cuerpo astral sobre las 09.20 hora local (04.20 hora española), a unos 80 kilómetros de la ciudad de Satka, cabecera del distrito del mismo nombre.

La caída del cuerpo celeste se acompañó de fuertes explosiones, según testigos citados por la radio Eco de Moscú, que en un primer momento creyeron que había  estallado un avión en pleno vuelo.

El meteorito pesaba unas 7.000 toneladas y medía unos 15 metros (el triple del asteroide que también ha rodeado hoy nuestro planeta) en el momento de entrada en la atmósfera, y se pudo ver con claridad en el cielo durante unos 30 segundos , brillando más que el Sol poco antes de su impacto.

El meteoro se desintegró en las capas bajas de la atmósfera, pero  la onda expansiva provocada por la caída del cuerpo celeste hizo saltar los cristales “en algunas viviendas de la región”.

La caída del meteorito no influyó en los niveles de radiación, que se mantuvieron dentro de los parámetros habituales para la zona. La energía desprendida en el choque fue de centenares de kilotones.

Mira también

Smartphones libres por menos de 200 euros. Novedades

ZTE Blade L5 Smartphone libre de 5″ Pantalla táctil FWVGA de 5″ Cámara trasera de …

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies