Atrocidades contra la homosexualidad

Hay veces que uno se queda de piedra al recordar alguna de las muchas atrocidades que se han cometido o se han dicho  con respecto a la homosexualidad. Pero lo verdaderamente desolador es que aún, a día de hoy, se sigan diciendo  y lo peor de todo, cometiendo.

No entiendo por qué el simple hecho de que te guste alguien del mismo sexo se considera algo aberrante o amenazador. No me explico que algo tan simple y natural como es el amor entre dos personas pueda repercutir en una tercera de tal manera que se lleguen a pensar  o a cometer tales barbaridades. ¿Qué justificación hay para infravalorar, vulnerar y atacar los derechos de un ser humano simplemente por ser gay?

En España hasta 1970 existía una ley llamada La ley de homosexuales, vagos y maleantes, que encarceló a más de 5000 personas sólo por amar a una persona de su mismo sexo. Los homosexuales eran tratados igual que ladrones y proxenetas y todo aquel que fuera encontrado, en la calle o en su propia casa, mostrando cualquier ápice de conducta  “homosexual”, era internado en un centro de trabajo con fuertes medidas de seguridad; debía someterse a la vigilancia de los delegados gubernamentales y sufrían la prohibición de residir en determinado territorio o lugar del país, aparte de tener que declarar su domicilio.

Los  nazis perseguían y torturaban a los homosexuales porque decían que no eran “útiles” al no poder reproducirse y perpetuar la raza aria. Torturaban a los gays violándolos con reglas rotas , desgarrando y pinchando sus intestinos, les arrancaban las uñas de las manos y  dejaban que les devoraran vivos perros de presa.

La religión  definía como destino divino, lo único “natural y bueno”,  la heterosexualidad. Las demás orientaciones eran consideradas desviaciones  castigables por cometerse bajo influencias malignas o simplemente por ser pecadores contagiosos. La ciencia y la medicina calificaban la homosexualidad como una “perversión sexual”, atribuyéndole también un motivo pecaminoso y moral. Después pasó a ser considerada un trastorno psicológico, y así se la calificó hasta 1973 cuando la asociación americana de psiquiatría la eliminó de su manual de diagnóstico de trastornos mentales. Sin embargo la ONU no lo hizo hasta 1990.

Todavía hoy en día se siguen haciendo experimentos con gays y hay gente que se empeña en seguir pensando que es una enfermedad. Con cura, por los más indulgentes, o penada con  la muerte por los más radicales.

Desde que el hombre es hombre ha habido muchos quiénes  se han sentido atraídos por otros del mismo sexo.  Nadie elige su sexualidad de la misma forma que nadie elige de quién se enamora. Simplemente se siente.

Los humanos somos una especie animal, hay otras especies  que también tienen relaciones con miembros de su mismo sexo y no se cuestionan absolutamente nada.  Lo hacen, sin más y no castigan ni marginan por ello. Lo ven algo totalmente natural. Lo que realmente es, aunque no sea lo  más numeroso en cantidad.  Si ambas personas implicadas están de acuerdo y quieren hacerlo… Es tan sencillo cómo eso, todo lo demás son normas,  miedos y prejuicios.

Algunos países están inculcando a sus hijos unos valores un tanto preocupantes y erróneos. En Uganda, por ejemplo,  les están enseñando que es preferible desear matar a un hombre antes que, si también eres hombre, desear besarlo… ¿Qué de “bueno y natural” tiene eso? Las barbaridades que hacen ellos movidos por el odio si que son atroces y preocupantes. Todos los argumentos que tienen caen por su propio peso.

Vivimos en un mundo dónde hay más  heteros que gays,  estadísticamente hay más probabilidades de que entre los verdaderos “maleantes”, “depravados” e incluso  “pacientes  con  psicopatologías clínicas”, haya más heteros también…

Afortunadamente, la opción sexual no condiciona ninguno de estos aspectos. Es inconcebible que todavía haya gente que insista en pensar que sí.

 

Escrito por Tanraritocomotodos para Kedacon.com

 

Mira también

Todas las soluciones contra la calvicie masculina

Una preocupación muy común en los hombres es cuando nuestro cuero cabelludo comienza a clarear …

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies